Videos: Presos preventivos de Barahona, entre el virus y desechos solidos.

La situación de las personas detenidas a la espera de juicio es una cuestión que reviste especial interés. Su situación difiere por completo de las personas que han sido condenadas por un delito. Los preventivos aún no han sido declarados culpables de delito alguno y por consiguiente son inocentes a los ojos de la ley.

La realidad es que a menudo son retenidas en condiciones durísimas e inhumanas, que a veces suponen una afrenta para la dignidad humana. En varios países, la mayoría de las personas encarceladas están esperando a que se celebre su juicio.

Mientras tato viene el juicio, los presos preventivos en Barahona, tienen una situación de vida precaria e indigna. Están pidiendo auxilio en medio de los desechos que ellos mismos producen, además del que les llega de otras celdas.

Piden a gritos que sus procesos avancen porque dicen que tienen meses en preventiva y siente que los procesos están estancados.

Estamos presos y abusando de nosotros. Cuando los procesos no avanzan es una forma de maltratos, señalan en un dos videos enviados a esta redacción

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos entró en vigor en marzo de 1976. Actualmente tiene 149 Estados Partes. En los artículos 6, 7, 8, 9, 10, 11, 14 y 15, el Pacto detalla el derecho a la vida; la prohibición de la tortura; la prohibición de la esclavitud, la servidumbre y el trabajo forzoso; la prohibición de la detención o prisión arbitrarias; los derechos de todas las personas privadas de libertad; la prohibición del encarcelamiento por incumplir una obligación contractual; el derecho a un juicio imparcial, y la prohibición de las medidas penales retroactivas. El Pacto es un instrumento con fuerza jurídica obligatoria que debe ser respetado por los gobiernos y sus instituciones, incluidas las autoridades penitenciarias. El Comité de Derechos Humanos, establecido en virtud de lo dispuesto en el propio Pacto, es el encargado de vigilar su cumplimiento.

 informativo Brisas del Sur
Yván Ariel Gómez Rubio

Publicar un comentario

0 Comentarios