Miles de personas acuden a ver una vaca enana a pesar de las restricciones por el coronavirus.


Miles de personas han transgredido la restricciones de aislamiento por el coronavirus en Bangladés para ir a ver a Rani, una vaca de 51 centímetros de altura y 66 centímetros de largo, cuyos dueños afirman que es la más pequeña del mundo.

A pesar del cierre del transporte en todo el país debido al creciente número de infecciones y muertes por covid-19, la gente está acudiendo a la granja Shikor Agro, en Charigram, a 30 kilómetros al suroeste de Dhaka, para conocer a esta vaca enana de 23 meses que se ha convertido en una estrella de las redes sociales.

"Nunca había visto algo así en mi vida. Nunca", expresó Rina Begum, quien llegó a la granja desde un pueblo vecino.Hasan Howlader, dueño del establecimiento, usó una cinta métrica para mostrar a decenas de espectadores cómo Rani empequeñece a su rival más cercano Manikyam, una vaca en el estado indio de Kerala que actualmente tiene el récord mundial de la vaca más pequeña con 61,1 centímetros.

"La gente recorre largas distancias a pesar del bloqueo del coronavirus. La mayoría quiere tomarse selfis con Rani", comentó Howlader a la cadena AFP y agregó que ha enviado una solicitud a los miembros del libro de los récords Guinness, cuya decisión se tomará en los próximos tres meses. 

Por su parte, Sajedul Islam, veterinario jefe del gobierno de la región, explicó que la vaca es producto de la "endogamia genética" y es poco probable que crezca más. Asimismo, pidió a la granja que restrinja el flujo de turistas debido a las enfermedades que puedan portar y "amenazan la salud de Rani".

RT

Publicar un comentario

0 Comentarios