El CONEP debe bajarles dos tonos a los médicos*

Por Francisco Luciano


El presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Pedro Brache, le soltó un chinazo al Colegio Médico Dominicano, CMD, invitándolo a poner los galenos a trabajar para que ayuden a la población en medio de la pandemia del coronavirus, su declaración al parecer pretende ser una respuesta a la suspensión de los servicios que prestan los médicos por vía de algunas ARS en las que los representados del líder empresarial tienen intereses.

La respuesta del Colegio Medico Dominicano no se hizo esperar y de manera directa su presidente, Dr. Waldo Ariel Suero, ripostó estableciendo que debiera ser lo contrario porque “la gran mayoría de los empresarios de la Seguridad Social se enriquecen del sudor, del trabajo y la explotación de los obreros de la salud que somos los médicos a través de las ARS y las AFP privadas”.

Agregar leña a un fuego que solo perjudica a pacientes y  médicos, no tiene sentido y es preferible que los dueños de la ARS le bajen dos tonos a su posición, dejando de satanizar a los galenos que son los que han tenido que enfrentar, con el pecho y el corazón, la envestida de una enfermedad que como de nivel pandémico como el coronavirus.

En favor de los médicos, es de justicia reconocer que desde el mismo instante en que se detectó la presencia del virus en el  país, pasaron a primera la línea en su combate, diagnosticando, orientado y atendiendo a los contagiados, a riesgo de su propia salud y las de sus familiares. La cantidad de médicos, enfermeras, bioanalistas y  personal de apoyo a la salud contagiados y fallecidos es la mejor explicación de hasta donde se expone este sacrificado personal para garantizar la población.

Que los médicos exijan  mejoras en su remuneración a las intermediarias de salud que, explotándolos y estafando a la población cotizante, amasan fortunas a costa de brindar baja cobertura y pagar mal a los galenos por sus servicios, no puede considerarse un pecado y mucho menos un delito.

Llamar a los médicos a trabajar, es una acusarlos veladamente de vagos, en un momento en que estos exhaustos, se enfrentan a un sistema sanitario casi colapsado, con los hospitales públicos  abarrotados de contagiados, a los que ellos y solo ellos, atienden corriendo los riesgos que esto implica.

El señor presidente del CONEP debiera disculparse con los médicos y ante la población, ya  que todos somos testigos de su entrega, tanto en las atenciones de pacientes como en proceso de vacunación, para preservar la salud a la población que las empresas necesitan para continuar su proceso de producción.  Debiera también  el señor Pedro Brache, usar sus excelentes capacidades de negociador para facilitar que las ARS  mejoren la remuneración a los médicos, en reconocimiento a la dedicada y digna labor que brindan para sacar a flote el sistema público y privado de salud en la República Dominicana. Haría bien el presidente del CONEP  si retira sus duros términos contra los galenos.

El autor es docente universitario y dirigente político.

Informativo Brisas del Sur 

Publicar un comentario

0 Comentarios