Las explicaciones que Jean Alain y Laura Guerrero deben dar al país.


En sus condiciones de procurador general de la República y directora de la Procuraduría Especializada de Persecución a la Corrupción Administrativa (Pepca), Jean Alain Rodríguez y Laura Guerrero Pelletier deben aclarar o ser interrogados para determinar por qué no actuaron sobre el escándalo de corrupción en el que se involucra al jefe de la Guardia Presidencial durante los dos gobiernos de Danilo Medina. 

Las operaciones ilícitas que se atribuyen al mayor general Adán Bonino Cáceres Silvestre salieron a relucir en junio de 2020 en un reportaje para su programa de televisión de la acuciosa periodista Nuria Piera.

A pesar de la magnitud del escándalo las pasadas autoridades, acusadas por Estados Unidos de politizar la justicia en su informe correspondiente a 2020, parecieron no darle importancia. 

Aunque los casos tienen que probarse, la dimensión de las operaciones era para siquiera interrogar a Cáceres Silvestre, a la pastora Rossy Guzmán, el coronel Rafael Núñez de Aza y los demás involucrados en el escándalo. 

Entidades como el movimiento Participación Ciudadana acusaron a Rodríguez y Guerrero Pelletier de avalar, con su falta de acción, los escándalos de corrupción denunciados en la administración peledeísta.

Rodríguez y Guerrero Pelletier deben dar la cara o de lo contrario investigar las razones por las cuales faltaron a sus obligaciones en la persecución de escándalos como la Operación Coral. La inacción tampoco debería quedar impune, como si nada pasó.

El nacional 

Publicar un comentario

0 Comentarios