Hematología: importancia de la detección temprana de enfermedades malignas de la sangre.


Es importante que se sepa que, aunque el coronavirus ocupa toda la atención en lo que tiene que ver con la salud, hay temas a los que hay que prestarle la debida aten­ción porque siguen latentes en la sociedad y, su descuido puede traer como consecuencia, desen­laces no favorables. Hay males se­rios que, detectados a tiempo, po­drían prolongar su vida.

El cáncer de sangre compren­de un grupo de enfermedades que afectan a la médula ósea y a las células sanguíneas. En conse­cuencia, puede haber una sobre­producción de células malignas o la producción insuficiente o anó­mala de células que impide que la sangre realice muchas de sus fun­ciones, entre ellas combatir las in­fecciones, oxigenar los órganos vitales o prevenir hemorragias graves.

El tema se aborda a propósi­to de ser febrero, el mes en el que se conmemora el Día Mundial del Cáncer (día cuatro de febrero), y el Día de las Enfermedades Raras (leucemia linfocítica crónica y leu­cemia mieloide crónica), que es el próximo día 28. Sobre las enfer­medades malignas en la sangre, la hematóloga dominicana Maria­na Mañón, resaltó la importancia de su detección a tiempo, y cómo esto se traduce en una mejor res­puesta en el tratamiento.

Las enfermedades hematológi­cas se encuentran en el tercer lu­gar en la clasificación general del cáncer, luego de los procesos ma­lignos de pulmón y mama. Los linfomas, leucemias y el mieloma múltiple, son los tipos más fre­cuentes.

A pesar de que estas enferme­dades son cáncer, son diagnosti­cadas y tratadas por especialistas en hematología, siendo la única especialidad médica que trata en­fermedades malignas y no malig­nas, advierte la especialista.

Detección temprana

“El cáncer de sangre compren­de un grupo muy variado de en­fermedades en cuanto a su evolu­ción, presentación y tratamiento. Sin embargo, comparten una ca­racterística común: si se diagnos­tica tempranamente, es más pro­bable que el tratamiento sea más eficaz, ya que aumenta probabi­lidad de supervivencia”, explica Mañón.

A pesar de que estas malig­nidades suelen ser incurables, en la última década se han lo­grado grandes avances a través del conocimiento molecular y las alteraciones genéticas que ocurren logrando la introduc­ción de nuevas terapias, en es­pecial con la leucemia mieloide crónica y la leucemia linfocítica crónica, así como algunos tipos de linfoma. Es alentador la in­troducción de nuevas terapias biológicas para tratar el mielo­ma múltiple, haciendo esto que el paciente viva más tiempo sin enfermedad y con mejor cali­dad de vida.

Listín diario 

Publicar un comentario

0 Comentarios