Santa Claus en tiempo de cov-19.

Con la llegada del coronavirus a la República Dominicana, que obligó en el mes de marzo del año pasado al gobierno a anunciar un estado de excepción con restricciones en todos los niveles, afectó muchas áreas de la economía y la producción.

Muchos negocios fueron golpeados y afectados a tal punto que algunos cerraron produciendo pérdidas de empleos.

Por otro lado, las grandes empresas tuvieron que unirse al Estado para crear un fondo para los trabajadores suspendidos con ayudas muy por debajo de su salario.

Otro golpe que llegó a la población más afectada fue tener que lidiar con las pérdidas de seres queridos que de una u otras formas afectaron la economía de esos hogares, debido a que los gastos que genera tener uno o varios miembros de una familia con cov-19, fueron insostenibles. 


El poder adquisitivo de la gente ha disminuido considerablemente porque los bancos siguen cobrando las deudas, el pago de los colegios no se detiene, el cobro de agua, luz, Tv cable, y otros servicios siguen golpeando a la población y no se diga del alza de los combustibles casi todos los fines de semanas.

Este año las ventas de los juguetes y la ilusión de los niños se están viendo afectados y quizás no es porque Santa Claus tenga cov-19, sino porque los hogares han sufrido las consecuencias de una crisis global. 

En consulta con algunos dueños de negocios, estos señalaron que las ventas han disminuido y que el poder adquisitivo de la gente ha sido afectado producto de las restricciones y la crisis económica.

Se espera que para los próximos meses con la vacunación de la población se dinamice la producción y mejoren las condiciones de las personas.

Informativo Brisas del Sur 


Publicar un comentario

0 Comentarios