Importancia de la extinción de dominio en la actual coyuntura.

Daniel Ramírez 

La extinción de dominio es un mecanismo mediante el cual el Estado puede perseguir los bienes de origen o destinación ilícita, a través de una vía judicial que tiene como finalidad declarar la pérdida del derecho de propiedad de dichos recursos.

En la actual coyuntura, esta figura jurídica es una de las que más aportaría al proceso porque por sus características, es la que mas garantiza que todos esos bienes productos de las actividades ilícitas en materia de corrupción y asociación de malhechores sean extinguidos en dominio, sin la necesidad previa de una condena penal.

Su importancia radica en que es un instrumento esencial para la ejecución de las estrategias contra el crimen organizado, ya que cumple un papel fundamental en la desarticulación de organizaciones y redes criminales, además de detener los efectos que genera el flujo de recursos ilícitos en la sociedad.

Hemos visto en distintas ocasiones como personas cometen hechos ilícitos y luego de cumplir con la pena, esos mismos bienes los cuales fueron producto de esa actividad ilícita le son devueltos.

Podemos hacer un símil entre figuras que son utilizadas en nuestro sistema, pero las cuales se entienden no suficientes o no efectivas en la lucha anticorrupción o de narcotráfico, en el decomiso que es visto como la herramienta a través de la cual el Estado toma la potestad de las propiedades que vienen de procedencia ilícita a través de una sentencia, de antemano se ve que el estado debe de cumplir con la existencia de una responsabilidad penal, además de que esta figura no puede ejecutarse sin una determinación previa de una responsabilidad penal y que la sentencia que tenga disponga  dicho decomiso. Alguno de los elementos por lo cual esta figura pierde fuerza contra la criminalidad organizada: Está sujeta a varios requisitos para poder efectuarse, Es una pena accesoria y depende de una pena principal y si las propiedades están a nombre de otra persona hay que esperar sentencia para poder decomisarlos.

Otra de las figuras que son utilizadas en estos procesos es la expropiación que es una figura que lleva su aplicación ante los bienes que son lícitos pero que por razón de necesidad de utilidad pública los mismos deben pasar a manos del estado. En esta figura podemos ver que hay una verdadera perdida del derecho de dominio ya que su titular original deja de ser el dueño del bien, pero así mismo tiene su desventaja que termina favoreciendo al criminal que obtuvo dicho bien de forma ilícita y es que vemos es que en la expropiación el estado está en la obligación de indemnizar al individuo de manera justa por la pérdida del derecho sobre la propiedad. Por lo cual se entiende que la mejor figura para las circunstancias actuales y futuras en materia de corrupción y narcóticos es la extinción de Dominio.

La figura de la extinción de dominio más bien facilita la extinción de aquel bien que presuntamente fue adquirido de manera ilícita por una persona, resulta que se abren dos procesos de manera paralela, se abre un proceso penal en contra de la persona  y se abre un proceso de extinción de dominio en contra de los bienes que tomaron en posesión de dicha persona,  de esta manera puede el imputado ser declarado inocente en el proceso penal , sin embargo se le puede extinguir la posesión de los bienes que fueron objetos del proceso de extinción de dominio, es decir que la figura de extinción de dominio es autónoma y está no tiene que ver con el proceso penal. De hecho, el proceso de extinción de dominio puede ser iniciado sin la existencia de un proceso penal. Esto así porque la extinción de dominio a lo único que va dirigido es a la verificación de la legalidad o ilegalidad de la obtención de un bien.


Publicar un comentario

0 Comentarios