Una mafia cobraba hasta $35,000 por noche a imputados en Ciudad Nueva.


Una unidad canina y alrededor de una docena de agentes de vigilancia de Tratamiento Penitenciario constituyeron la novedad ayer en el Palacio de  Justicia de Ciudad Nueva, luego que la Procuraduría General de la República asumiera el control de la cárcel  preventiva de allí,  que aloja a los detenidos que esperan el conocimiento de medida de coerción, al  comprobar irregularidades graves en el recinto.

Los agentes de vigilancia y tratamiento penitenciarios fueron vistos en diferentes áreas del Palacio de Justicia, tanto a la entrada a la cárcel preventiva y frente a varios  tribunales que estaban conociendo audiencia.

La Procuraduría argumentó que la medida tiene el propósito de evitar que los privados de libertad  tengan que pagar prebendas para asegurarles un trato digno.

La intervención se produjo, según informó la Procuraduría,  luego haber que recibió denuncias sobre cobros de hasta RD$35,000 por noche a imputados, dependiendo de la capacidad económica de la familia del detenido.

“Las autoridades tienen la obligación de terminar, con el respaldo de toda la sociedad, con la vergüenza de que puedan existir recintos carcelarios en los que se realicen cobros como si se tratara de un hotel”, advirtió la PGR en un comunicado de prensa.

Informó que las denuncias de irregularidades en torno a la prisión abundan además en el ámbito jurídico y que  ante la gravedad del tema, la procuradora general Miriam Germán Brito llamó a su despacho, hace varias semanas, a la fiscal del Distrito Nacional, Rosalba Ramos, para notificarle su decisión de poner el control del recinto carcelario bajo la responsabilidad del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria.

La cárcel pasó  a ser manejada  por el Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, que preside Hilda Patricia Lagombra, después de un operativo que encabezó ayer en la mañana el procurador adjunto, Juan Medina de los Santos, inspector general del Ministerio Público, con la participación del director general de Prisiones,  coronel de la Policía Nacional Roberto Hernández Basilio.

La Procuraduria precisó que el operativo inició desde las 5:00 de la tarde del lunes,  coordinación con el director de la Policía Nacional, mayor general Edward Sánchez González, y que el relevo del personal administrativo y policial de la cárcel se produjo a las 8:00 de la mañana del martes.

En la cárcel preventiva habían  detenidos  64 hombres y cinco mujeres, a quienes se les realizaron pruebas rápidas de COVID-19.

Patricia Lagombra puntualizó que, además de recibir raciones de alimentos, en la cárcel operará un economato pequeño para facilitar a los preventivos  la adquisición de productos básicos a precios asequibles.

La finalidad de la prisión preventiva es garantizar que el acusado no altere el normal desarrollo del procedimiento penal.

Al encarcelarlo de manera preventiva, por ejemplo, se impide que el sospechoso pueda escaparse antes del juicio.

Listín Diario 

Publicar un comentario

0 Comentarios