Los 100 días del gobierno de Abinader, entre luces, sombras, pandemia y denuncias.

 obispo. Ynocencio Vargas Encarnación


Al arribar a sus 100 días el gobierno de Luis Abinader lo hace con una buena valoración de la población con un porcentaje de más de un ochenta por ciento.

Evidentemente que con esta valoración pudiéramos entender que las ejecutorias del gobierno van bien, esto pese a que según la oposición, mayormente del lado peledeista, estos señalan que hasta la fecha solo han existido “promesas”.

En las luces de este gobierno está el manejo que le ha dado a la pandemia. Si bien han existido algunas irregularidades básicamente con el llamado toque de queda el cual en muchas poblaciones se ha relajado, sin embargo, ha logrado tener controlado los altos niveles de contagios y la mortalidad. Esto al igual que la permanencia de los programas sociales, como las facilidades a la población para realizarse las pruebas del covi19, son pate de esos logros.

El inicio del año escolar en la modalidad en que se está impartiendo aún no tiene los medios electrónicos adecuados y suficientes. Esto marca un precedente en nuestro país ya que es la primera vez que se realiza. Las elecciones de las altas cortes como el caso de la procuraduría de la República y la Junta Central Electoral, con aparente consenso social.

Entre las sombras está la soberbia de algunos de sus funcionarios que se creen dioses, incurriendo en el maltrato a la población, la lentitud de la justicia para enfrentar el mal endémico del país, la corrupción, el costo de la canasta familiar que en los últimos días se ha disparado de manera exorbitante hasta el punto que la gente está recordando aquellos días cuando a los supermercados se le llamaban las “casas del terror”.

Otro de los temas que se han quedado fuera de estos 100 días, lo es la falta de un plan  eficaz para enfrentar el flagelo de las delincuencias que mantiene el jaque la seguridad ciudadana inclusive en horarios dentro del toque de queda.

Tenemos también que mencionar como otras sombras de este gobierno es el mal de denuncias de robos y desapariciones de documentos que supuestamente los nuevos incumbentes han encontrado en los diferentes ministerios, pero sin ningún resultado judicial que permita ver a los delincuentes. El juicio de ellos se ha adueñado de los bienes del Estado, lo cual mucha  gente lo ve como denuncias políticas infundadas.

A pesar de esto, el país mantiene sus esperanzas en las promesas de este gobierno del cambio que tanto prometió. Apenas han transcurrido 100 días y bajo grandes dificultades, las cuales sabemos han sido un escollo para el cumplimiento de todo lo prometido.

Como iglesia cristiana que ora pues haremos lo nuestro, orar para que las buenas voluntades se materialicen a favor del pueblo.

Informativo Brisas del Sur 

Publicar un comentario

0 Comentarios