Gary Sánchez y Miguel Andújar se encuentran en situación complicada luego de temporada para el olvido.


La temporada de New York Yankees llegó a su fin durante el quinto partido de la Serie Divisional de la Liga Americana. De camino al 2021, el conjunto del Bronx tendrá que responder muchas preguntas en lo concerniente a quiénes formarán parte de su escuadra para el año próximo y el desempeño de los dominicanos Gary Sánchez y Miguel Andújarpodría ser un tema de conversación durante la temporada muerta.

El rendimiento ofensivo de Sánchez dejó mucho que desear durante el 2020 y su defensa volvió a ser un tema de conversación, dado que la misma no parece estar mejorando. Adicionalmente, su manejo de lanzamientos fue pobre. La combinación de estas situaciones hizo que Sánchez fuera reemplazado durante la mayor parte de los partidos de postemporada por el sustituto del conjunto, Kyle Higashioaka.

Culminó la temporada regular bateando para un pobre promedio de .147, con diez cuadrangulares y 24 vueltas impulsadas. Tuvo un porcentaje de embasarse (OBP) de .253 y un slugging (SLG) de .365, buenos para un OPS (OBP + SLG) de .618 en 49 partidos disputados, donde tomó 156 turnos oficiales. La estadística más alarmante fue la de 64 ponches en esos turnos. La postemporada no fue mejor para el dominicano, donde solo participó en tres partidos, tomando ocho turnos y disparando un cuadrangular, su único imparable de los playoffs.

Del lado de Miguel Andújar, su temporada no inició con el pie derecho. Debido a la lesión que lo mantuvo fuera todo el 2019, perdió su posición frente al colombiano Gio Urshela. Los Yankees lo mantuvieron la mayor parte del año en el campamento alternativo y aunque tuvo una gran actuación en sus últimos partidos de serie regular, fue dejado fuera del roster para la postemporada.

Andújar solo jugó 21 partidos en el año, la mayoría de ellos como bateador emergente. Bateó para .242 y tuvo un OPS de .632. Conectó un cuadrangular y remolcó cinco carreras en 62 turnos oficiales. Septiembre fue su mejor mes, ya que en ocho partidos hizo todo el año ofensivo de su temporada, bateando para .355, con un OPS de .975 en 31 turnos al bate.

La pregunta que queda de cara a la próxima temporada es si los Yankees mantendrán a ambos jugadores para el año próximo o si analizarán la posibilidad de que sean pieza de cambios. Su desempeño en el 2020 dejó mucho que desear, pero ante las extrañas circunstancias que rodearon a esta temporada, existe la posibilidad de que el conjunto decida no apresurar una decisión.

ESPN

Publicar un comentario

0 Comentarios