Aplazan para el 20 de octubre juicio Odebrecht porque abogado de un imputado dio positivo a covid-19.


La pandemia del coronavirus llegó al Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional, tras contagiar a uno de los abogados que asume la defensa de los implicados en el soborno de la empresa constructora Odebrecht.

Ante esa situación, el tribunal tomó la decisión de aplazar la audiencia del juicio de fondo para el próximo 20 de octubre a las 9:00 de la mañana, a fin de que los imputados y los abogados del caso Odebrecht se realicen la prueba del coronavirus.

El planteamiento del aplazamiento de la audiencia presencial fue hecho por la defensa de los abogados del imputado Andrés Bautista, alegando que el abogado Jorge López Hilario dio positivo a la pandemia y que por tanto ellos tienen que realizarse la prueba.

En torno al pedimento de aplazamiento para precaución, el Ministerio Público no puso objeción a que la audiencia fuera recesada a fin de que incluyéndose a ellos se realizara la prueba del coronavirus.

La información sobre el contagio del coronavirus a López Hilario, fue comunicada después de haber asistido a la audiencia del pasado martes, la cual fue recesada para hoy.

La información en el tribunal causó inquietud entre las partes envueltas en el proceso, quienes se miraron entre ellos, incluyendo a Conrado Pittaluga, quien exclamo ¿Cómo?

Este se encontraba a poco metro al banquillo donde estaba sentado Víctor Díaz Rúa, quien recientemente fue dado de alta, debido a que estaba interno afectado de coronavirus en un hospital de Santiago.

En una de las audiencias, el abogado de Díaz Rúa, doctor Miguel Valerio, se había quejado de que en la sala de audiencia había más de 50 personas, violando el distanciamiento social, dispuesto por el tribunal.

Aunque la presidente del tribunal, Giselle Pérez Méndez, no se hizo mención de que los periodistas que cubren la audiencia se tienen que hacer la prueba, llamó la atención de que no se está cumpliendo el protocolo que dispuso el Consejo del Poder Judicial.

Protocolo

El  CPJ elaboró un protocolo sanitario que se ejecutará durante el juicio presencial del caso Odebrecht, explicando que se trata de una serie de reglas que van acorde a las recomendaciones internacionales y del Ministerio de Salud Pública del país para evitar contagios de COVID-19.

Con el protocolo se busca, además, de evitar posibles contagios de coronavirus, no transgredir las garantías y derechos fundamentales de todas las partes, indicó.

El tribunal explicó que el espacio para las defensas técnicas y los imputados, cada barra de defensa dispondrá de una fila compuesta por dos mesas y cuatro sillas (tres sillas para abogados y una para el imputado).

Estas mesas están organizadas hasta el final del salón, por lo que el estrado, en el caso de las defensas técnicas y abogados, comprenderá todo el espacio que se encuentra a la izquierda del tribunal y terminará en la división de la cinta que separa la última mesa del área destinada para la prensa.

Cada mesa tendrá el espacio suficiente para los equipos, libros y cualquier otro material necesario para el ejercicio de la defensa.

En el espacio destinado al Ministerio Público se dispuso de tres filas con cuatros asientos por cada fila.

Listín Diario 

Publicar un comentario

0 Comentarios