Neyba: Betey 5 sumido en la pobreza y un hospital en construcción desde el gobierno de Hipólito.


 Muchas veces los pueblos creen estar viviendo una especie de maldición por las condiciones en las que se encuentran, sin embargo, más que eso es el abandono, descuido y falta de compromisos de los políticos a la hora de asumir su responsabilidad.

En un recorrido por la zona específica de Batey 5, hemos podido ver y palpar con nuestros propios ojos que la pobreza extrema de la mayoría de su gente es cruel y todo es producto de la falta de responsabilidad de las principales autoridades. 

Los lugareños se aferran al trabajo del corte de la caña porque no tienen muchas opciones y quienes sufren en carne viva la crueldad de un sol candente. 

De igual forma, uno que otros se dedican a la agricultura pero viven con le problema del día a día por la escasez de agua para sus cultivos, señalando que la mayor parte del agua es consumida por el Consorcio Azucarero Central.

A esto se suma la falta de atención en el área de la salud y culpan de ello a los diferentes gobiernos, ya que su principal centro de atención fue iniciado durante el gobierno de Hipólito Mejía, cuya obra hospitalaria se dejó en más de un 90 por ciento y equipado.

Señalan los lugareños, que cuando tienen problemas de salud deben ir al Municipio de Tamayo, teniendo una estructura tan cerca.

“Es increíble cuando el gobierno de Hipólito, ese hospital que usted ve ahí estaba casi listo, pero lo dejaron a su suerte y fue saqueado por ladrones, vendieron sus puertas, las ventanas, y gran parte de sus mobiliarios, desde entonces ningún otro gobierno ha mirado para este pueblo” dijo uno de los hombres entrevistados que quiso reservar su identidad.

Es propicia la ocasión para dejarle saber no solo al gobierno, sino  aquellas empresas que utilizan los terrenos de la zona y la mano de obra de su gente que deben y están en la obligación de colaborar con las obras sociales y ofrecer apoyo  para ayudar al crecimiento de dicho Batey.

Informativo Brisas del Sur                                                       

Yván Ariel Gómez Rubio


Publicar un comentario

0 Comentarios