Miguel Herrán, de “La casa de papel” y Élite: “El dinero me ha ensuciado como persona”

El actor Miguel Herrán alcanzó la fama muy joven; a la edad de 19 años ya había ganado un Goya, pero su carrera se catapultó cuando personalizó a Río en “La casa de papel” y Christian en “Élite”. Sin embargo, todo esto viene con un precio muy caro el cual pagar.
En entrevista con el diario El País, el mismo actor ha desvelado algunos detalles oscuros de su vida y como se veía a sí mismo como un “verdadero hijo de puta”.

“Tuve una manera de ser bastante cabrona y de momento tengo miedo de contarlo, porque hice cosas de las que no me siento orgulloso”, comentó durante en la entrevista.
El joven interprete explicó que durante una etapa de su vida se arrepiente de cómo trataba a las personas y de cómo se trataba a sí mismo con una mentalidad que ha tildado como “autodestructiva”.
 A pesar de todo esto gracias a la actuación ha encontrado un objetivo en su vida que ha ayudado a reconducir su camino.
Herrán, quien anteriormente ha confesado que lucha contra la vigorexia, trastorno del comportamiento que sufren personas que se obsesionan con su cuerpo, no esconde su lado vulnerable al contrario, lo expone para que las personas conozcan y vean que no todo lo que sucede en la vida de una estrella es bueno.
“He notado que la gente piensa que mi vida es la polla, que me follado a Ester Expósito y a Úrsula Corberó, y que no me puedo quejar. El dinero no me ha hecho feliz, me ha quitado bastante felicidad y me ha dado más preocupaciones que cuando no lo tenía. Me ha hecho más ambiciosos. El dinero me ha ensuciado como persona, no lo valoro. En el resto sigo igual o peor”, afirmó.
“No era una persona que tuviera sueños ni esperanzas. Era un tío que se hundía en un pozo y hundía con él a todo el que quería”, dijo el actor en declaraciones para otra revista, situación que cambiaría a raíz de ese encuentro con Guzmán.
“No sabía lo que era un casting”, recordó de aquellas primeras ocasiones, en las cuales tampoco mostraba atracción por estar enfrente de una cámara; no obstante, la insistencia y oportunidades que le otorgó Guzmán provocaron que por primera vez en su vida tomara algo con seriedad. La consecuencia de este proceso culminó en un premio Goya a los 19 años.

Publicar un comentario

0 Comentarios