Si tienes sed a cada rato, presta atención a las razones. Algo puede andar mal.

¿Te ha sucedido que tienes sed a cada rato y no te sacias? La sed excesiva puede indicar que algo no está funcionando como debería en tu organismo. Y es el propio cuerpo el que, si todo funciona bien, regula la ingesta de líquidos para compensar las pérdidas que se tienen a través del sudor o de la orina. Por eso, si aparece esta anomalía, indica que algo está fallando.

Uno de los motivos puede ser el aumento de los niveles de azúcar en la sangre, puesto que esto influye de manera directa en el mecanismo que regula la sed. Si la glucemia se eleva por encima de los valores que se consideran normales, sea por un fallo metabólico o por otras razones, puede llevar a una sensación de sed constante.


También puede darse esta situación a través del exceso en la ingesta de algún componente en particular, como por ejemplo cuando se incorporan comidas demasiado saladas. El sodio interviene de manera determinante en el equilibrio hídrico y electrolítico y una variación en sus niveles, así sea mínima, puede activar el mecanismo que causa la sed.

Si hay una práctica intensa de ejercicio en condiciones de humedad y temperatura elevadas, eso también lleva a que haya una mayor pérdida de agua por la transpiración. Este desequilibrio hídrico genera que el cuerpo pida la ingesta de líquidos.

Pero también puede aparecer esta situación por un trastorno psiquiátrico. La esquizofrenia o la ansiedad pueden promover esta condición, según las investigaciones. No se logró determinar con total certeza cuál es la relación intrínseca, pero se sospecha que pueda deberse a cambios en los neurotransmisores.

Sea cuál sea el motivo, si observas esta condición no dudes en consultar a un médico.

Informativo Brisas del Sur
Tomado de Dario Libre.

Publicar un comentario

0 Comentarios